Londres en dos días y medio

Si, si ... se que estarás pensando que es imposible o que no vas a poder disfrutar todo lo que querrías, pero aunque no lo creas, puedes ver y hacer mucho más de lo que piensas en dos días y medio bien aprovechados. Lo único que tienes que hacer para conseguirlo es seguir la siguiente guía y no tendrás problemas.


PRIMER MEDIO DÍA.







Llegamos a Londres sobre las 16:00 hora inglesa, entre papeleo y espera las 16:45 y para terminar coger el tren y llegar al hostal las 18:00. Es decir, que desde aquel momento ya podríamos comenzar a disfrutar de los encantos de la capital británica.

Nuestro hostel se encontraba junto a  Shepherds Bush Market un barrio de mayoría hindú y raza negra, esto nos permitió darnos una buena comida-cena para llenar nuestras barrigas hambrientas en alguno de lo muchos restaurantes hindús de la zona y a un precio muy económico. Una vez cenados y como no teníamos tiempo para profundizar en otros lugares, fuimos a la zona del Parlamento, Big Ben, London Eye y Westminster. Todo fue para mí una sorpresa, admito que nunca he sido un gran amante ni de Londres ni de Inglaterra pero este lugar me impresionó muchísimo. Tras recorrer la zona y hacer las respectivas fotos tomamos unas cervezas cerca del London Eye y fuimos a descansar, mañana tocaba un largo y duro día.


SEGUNDO DÍA.
















Nos levantamos muy temprano, hoy tocaba realizar las visitas mas cansadas de todo el viaje, debo decir que el fantástico metro de Londres nos facilitó mucho el día.

Desayunamos sobre las 8:30 y fuimos directo a Seven Sisters a que mi hermano rindiera su particular homenaje a la casa en la que estuvo viviendo un mes. De allí fuimos al campo del Arsenal, el Emirates, uno de los estadios mas increíbles del mundo, toda una pena que no pudiéramos entrar pero la visita desde fuera ya vale, no solo por la increíble construcción que es el estadio en sí, sino también, por lo que encontramos alrededor del él, estatuas a sus leyendas futbolísticas, la plantilla que a tenido a lo largo de su historia en fotografías, etc.

A las 12:00 llegamos al Museo Británico, uno de los puntos fuertes del día. Que decir del Museo Británico... imposible verlo en un día ! Fuimos a ver lo que más nos interesaba, la Piedra de Roseta, los frisos del Partenón, la sección de Egipto y Mesopotamia, etc. Lo que hace de él una visita obligada además de sus extensas colecciones, es que al igual que otros museos de Londres es gratuito.

Después de esto, fuimos directos a Chinatown, no es de los más increíbles del mundo pero tiene un ambiente muy particular, en uno de sus muchos restaurantes fue donde probamos algunos platos, nada que ver con los chinos de España.

Con la barriga llena fuimos dirección al Soho a pasear por sus calles y entrar a algunas de sus tiendas.

Una vez visto el Soho de arriba a abajo, nos dirigimos a Picadilly. De camino paramos en el Mundo de los M&MS, una parada obligatoria si os gustan los M&MS o simplemente si quieres ver algo curioso. Ya en Picadilly nos hicimos la típica foto con la pantalla de leds y nos dirigimos a la majestuosa Plaza de Trafalgar, con la National Gallery, la columna de Nelson, sus leones y el Big Ben al fondo.

De allí, fuimos al Palacio de Buckingham, pasando antes por Sant James garden, un típico jardín inglés repleto de ardillas hambrientas.

Al poco de ver el palacio comenzó a llover y como aun quedaba tiempo para cenar fuimos a tomar unas cervezas. Al salir nos encontramos con la Plaza de Trafalgar iluminada y de allí nos movimos de nuevo a Picadilly para tomar unas y pizzas y coger el metro dirección al hostel.


TERCER DÍA.















Llegó el último día en Londres, así que había que exprimir la visita al máximo. Comenzamos con un fuerte desayuno en el hostel a las 8:00 y de allí cogimos el metro a la City, mas exactamente a la Catedral de San Pablo, la segunda más grande del mundo tras San Pedro en Roma. Sinceramente lo esencial de este templo es su exterior por sus dimensiones colosales. Entramos gratis porque era domingo, sin embargo, los otros días hay que pagar, cosa que no recomiendo. Paseamos por las calles de este impresionante distrito de negocios donde se hace latente que Londres es una de las ciudades más ricas del mundo. Fuimos al London Bridge, uno de los pocos iconos que nos quedaban por ver. A continuación, cogimos el metro dirección al Museo de Historia Natural, el punto fuerte del día. Los esqueletos de dinosaurios es lo mas llamativo que podemos encontrar en el museo, los hay a montones. La sección de dinosaurios es en la que mayor número de personas se aglomeran, ¿ por algo será, no ?

Tras la visita fuimos ha tomar unas "fish and chips", eran las 13:00, el plato nos costó lo suyo pero estaba realmente delicioso.

 Para finalizar el viaje a Londres, nada mejor que pasear por el Hyde Park y juguetear con su colonia de ardillas. 

Por desgracia para mi hermano y para mí el viaje no acabó aquí, la larga y fría noche que pasamos fuera del Aeropuerto de Southend se nos quedará grabada por mucho tiempo, aunque eso es ya otra historia. 

De lo que digo estoy convencido sin ninguna duda es que volveré a esta ciudad que me enamoró..


RECOMENDACIONES 100X100 IMPORTANTES.


-No cogáis vuelos al Aeropuerto de Southem a horas intempestivas u os acordaréis por mucho de vuestro error.

-Comprad la Oyster ticket y os ahorraréis un dinero en el carísimo metro londinense.

-Intentad comer en los suburbios, os ahorraréis la mitad de dinero que si coméis en el centro.

-No paguéis por entrar a San Pablo, no merece la pena.

-Id con bastantes euros, además de ser caro todo, la libra esterlina devalúa mucho al euro.

-Llevad siempre un chubasquero a mano, nunca sabes cuando va a llover.




Escribir comentario

Comentarios: 0